Inicio » Padres cercanos: Lo esencial que un niño necesita

Padres cercanos: Lo esencial que un niño necesita

No hay que dejarlos solos. Establecer espacios que fomenten el desarrollo oportuno del lenguaje corporal y verbal de los niños durante sus primeros años, es una parte del trabajo que hay hacer como padres o cuidadores. La otra está en establecer vínculos que los ayuden a su evolución integral.


Por Jorge Velasco.

Es una edad crucial para el desarrollo de los niños y el deber de los padres o cuidadores es entregarles todas las condiciones para favorecer su evolución física y cerebral. “Entre los 0 y los dos años es cuando el bebé debe crecer en ambientes enriquecidos, pero adecuados a lo que está ocurriendo en ese momento: que favorezcan el movimiento amplio, libre, pues antes del año ya comienza el desplazamiento y este es muy activo durante el segundo”, explica Amanda Céspedes, especialista en neoropsiquiatría infantil.

De alguna manera, destaca la psiquiatra, espacios y contextos que fomenten la libertad de movimiento de los infantes y juegos que enriquezcan su incipiente lenguaje verbal (como canciones, rondas, conversaciones, mirar ilustraciones o realizar paseos por la naturaleza), sientan las bases para su óptima evolución intelectual.

Sin embargo, este desarrollo oportuno de las capacidades del niño debe darse en un ambiente de seguridad emocional, donde se sienta amado y se vaya solidificando el vínculo con sus padres. Es recomendable que la estimulación y la conexión sean complementarias: es muy distinto dejar solo al niño con una serie de objetos e incentivos para que interactúe, que acompañarlo en ese proceso.

“Recuerdo a un matrimonio de profesionales que colocaron en la habitación del bebé gran cantidad de móviles con música, muy coloridos, sobre su cuna. De ese modo, ellos podían dedicarse a estudiar y preparar sus clases, con la certeza de que el bebé estaba siendo ricamente estimulado. Un error garrafal. Toda acción tendiente a enriquecer el desarrollo motor, verbal y cognitivo de un bebé debe darse en un contexto amoroso, de profunda conexión vincular”, relata Amanda Céspedes.

VÍNCULOS PROFUNDOS

Desde el modelo del desarrollo del cerebro humano, el vínculo entre madre o cuidadora y la guagua es esencial para la salud integral del niño. Este comienza a crearse antes del nacimiento y se fortalece enormemente durante los primeros dos meses de vida.

“La provisión de cuidados con especial solicitud va creando un vínculo profundo, mediado por la hormona oxitocina. Esto favorece la salud física del bebé, eleva las defensas, protegiéndolo de las infecciones y fortalece la naciente capacidad comunicativa”, apunta la doctora.

Te recomendamos también

La NUEVA solidaridad

Crear valor. Eso es lo que hacen las iniciativas sociales que se están desarrollando en Chile. Ya no se trata…
Leer más

Dicha vinculación es la base de la salud mental e integral de la persona desde que nace hasta que muere. Y es que, a través de esta relación, el niño aprende que hay alguien dispuesto a confortarlo cuando tiene miedo o enfrenta momentos difíciles. Además, señala Amanda Céspedes, los vínculos del apego constituyen la plataforma de habilidades intelectuales como la imaginación y la creatividad.

¿Qué sucede si no se realiza adecuadamente este proceso? Según la especialista, el 75% de los trastornos psiquiátricos del adulto tiene su origen en un vínculo insuficiente durante los primeros meses, ya sea por su ausencia o porque estos son erráticos, inconsistentes o francamente alterados.

Y si se trata de potenciar el aprendizaje en una edad temprana, su impacto también es contundente. “Las alteraciones severas del vínculo primario, desde el nacimiento en adelante, dañan las conexiones neuronales dispuestas para aprender”, concluye Céspedes.

QUIÉN ES

Amanda Céspedes (Iquique, 1947) es neuropsiquiatra infantojuvenil. Actualmente, es directora del Instituto de Capacitación AGL y presidenta de la Fundación Educacional Amanda, organización sin fines de lucro que busca instalar el modelo de neurociencias aplicadas a la educación en políticas públicas centradas en primera infancia, educación y protección de los derechos del niño. Ha publicado más de una docena de libros, entre los que destacan Esos locos bajitos, Niños con Pataletas, Adolescentes Desfiantes…, 100 Preguntas Sobre Educación Escolar, Tu Cerebro y Educar las Emociones, entre otros.

CONSEJOS PARA EL HOGAR

¿Cómo promover el desarrollo cerebral y físico de nuestros hijos y vincularnos con ellos al mismo tiempo? Algunas recomendaciones de la psiquiatra Amanda Céspedes.

  1. Jamás estar atentos al celular, laptop u otro dispositivo mientras comparten momentos enriquecedores con los bebés. “Esta es una realidad creciente en Chile y muy preocupante”, afirma.
  2. Acompañar al niño, protegiéndolo en sus desplazamientos. Sin embargo, jamás reprenderlo si se coloca en situación de riesgo (al borde de una escalera, por ejemplo). Cuando se diseñan espacios para el desplazamiento, se deben prevenir peligros y estar alertas.
  3. Evitar ponerlos en contacto con pantallas o con la televisión desde el nacimiento y durante los cinco a seis primeros años de edad.
  4. Evitar los ruidos estridentes como radios a todo volumen y televisión encendida. Procurarle, en cambio, espacios de silencio.