Inicio » “Las emociones son los cimientos donde se construye la autoestima y la autoconfianza”

“Las emociones son los cimientos donde se construye la autoestima y la autoconfianza”

La Fundación Relaciones Inteligentes busca potenciar la salud mental de los niños menores de seis años. Para ello, ponen los vínculos y las emociones al centro del proceso de enseñanza y aprendizaje para obtener a tiempo las herramientas y conocimientos para crecer sanos, empáticos, proactivos y felices.


Por Ximena Greene. Fotos Juan Francisco Lizama.

De acuerdo al estudio Comparaciones internacionales sobre problemas de comportamiento y emocionales en niños preescolares, publicado en 2017 en la revista especializada Psicología Clínica Infantil y del Adolescente, Chile es el país con la peor salud mental en niños menores de seis años. El informe –realizado con datos de 19 mil niños preescolares, de los cuales 400 son chilenos, señala que los mayores índices de este tipo de trastornos son más frecuentes en infantes de estratos altos y bajos, posicionando esta situación como un problema transversal para toda la sociedad.

 Por otro lado, el libro Enseñar y aprender para el siglo XXI, editado por la Universidad de Harvard en Estados Unidos, afirma que en el sistema educativo nacional predomina la adquisición de habilidades cognitivas, con menor énfasis en las interpersonales e intrapersonales. En síntesis, los escolares chilenos no son educados en habilidades sociales.

Frente a este escenario, y consciente de que el ser humano no es un ser racional sino uno emocional con habilidades cognitivas, la psicóloga de la Universidad Católica y experta en relaciones de pareja, género, sexualidad y bienestar emocional, Constanza del Rosario, formó la Fundación Relaciones Inteligentes, la cual busca atender y prevenir problemáticas socioemocionales a través de la formación docente y la creación de programas educativos.

 ¿Qué es la Inteligencia Emocional y cómo se enseña?

 La Inteligencia Emocional (IE) se compone de dos “inteligencias”: la intrapersonal y la interpersonal. La primera tiene que ver con la capacidad de identificar, regular y utilizar nuestras emociones de manera positiva, mientras que la segundase relaciona con la capacidad de identificar las emociones en los demás y, por ende, está vinculada con el desarrollo de la empatía y la asertividad social.

En definitiva, la IE es un conjunto de habilidades y competencias para la vida que permiten relacionarse mejor con uno mismo y con los demás. Además, ayudan a enfrentar distintos desafíos y obstáculos personales, sociales, académicos y laborales con mayores posibilidades de éxito.

“LA CONCIENCIA EMOCIONAL ES LA BASE DEL DESARROLLO DE LAS HABILIDADES SOCIOEMOCIONALES. NO APRENDER A LEER SUS EMOCIONES CREA ANALFABETOS EMOCIONALES, LO QUE REPERCUTIRÁ EN EL CORTO O LARGO PLAZO EN EL BIENESTAR PERSONAL, EN LAS RELACIONES Y EN EL DESEMPEÑO ACADÉMICO-LABORAL DE ESOS INDIVIDUOS”.

¿Por qué hemos empezado a escuchar este término en los últimos años?

Si bien la idea de las Inteligencias Múltiples data de la década de los ochenta y en los noventa se popularizó la Inteligencia Emocional, gracias al best seller del mismo nombre del psicólogo estadounidense Daniel Goleman, recién en Chile este término comenzó a posicionarse casi 40 años más tarde como un concepto necesario de ser potenciado a través de la educación formal. Esto se debe a que los estudios han demostrado que fomentar la educación socioemocional favorece el rendimiento académico, la motivación y permanencia escolar, beneficia las conductas prosociales, aumenta el conocimiento y dominio de uno mismo y la capacidad de perseverar frente a la adversidad, así como disminuye las conductas violentas y antisociales, el consumo de drogas y alcohol, las patologías físicas y mentales y las conductas autolesivas.

La educación a nivel mundial se está transformando y estamos viviendo un cambio de paradigma en donde la educación de calidad tiene que ver con formar personas que se integren positivamente en la sociedad. En ese contexto, la IE es la punta de flecha de una gran revolución que como fundación queremos alentar y liderar.

¿Desde que edad se puede empezar a desarrollar o enseñar la Inteligencia Emocional?

más tempranas, a través de las relaciones de apego con los cuidadores, y puede empezar en la educación formal desde los párvulos en adelante. Cada etapa, al igual que sucede con el resto de las inteligencias instruidas por el sistema escolar, abordará distintos objetivos y temas y utilizará diferentes herramientas pedagógicas acorde al ciclo vital de los alumnos.

“LA EDUCACIÓN QUE ENSEÑA APELA A LA EXPERIENCIA, A LOS VÍNCULOS Y A LAS EMOCIONES, Y PARA ESO ES FUNDAMENTAL LA PROPIA REGULACIÓN EMOCIONAL DE QUIEN EDUCA”.

¿De qué se trata Relaciones Inteligentes?

Reformar las bases curriculares de la formación docente y de la enseñanza preescolar y escolar para integrar la educación de la IE, de manera que todos los niños y niñas de Chile cuenten al menos con una hora semanal de formación sobre esta temática en sus catorce años de escolarización, es el principal objetivo de la Fundación Relaciones Inteligentes. (Yoda!!!! Ja ja) Va escrito correctamente abajo El principal objetivo de la Fundación Relaciones Inteligentes es reformar las bases curriculares de la formación docente y de la enseñanza preescolar y escolar para así integrar la educación de la IE, de manera que todos los niños y niñas de Chile cuenten al menos con una hora semanal de formación sobre esta temática en sus catorce años de escolarización. Para ello, la institución cuenta con diversas iniciativas. Entre ellas, tiene un plan de Reforma Educacional desde donde busca transformar el currículo de formación docente y escolar, con el fin de integrar la enseñanza de la IE a la educación formal. Dispone, además, de un Observatorio para realizar diagnósticos de la realidad nacional en materia de educación socioemocional, visibilizar y conscientizar sobre sus impactos y beneficios. Posee un Laboratorio para crear programas y herramientas pedagógicas para el desarrollo de competencias socioemocionales propias de la IE, vinculándolas con temas específicos de interés público y privado, y un Programa de Formación con charlas, capacitaciones y cursos para estudiantes de pedagogía y otras carreras afines a la educación, apoderados, docentes, auxiliares de educación y directivos. Todos los que deseen colaborar con su causa o conocerlos un poco más pueden hacerlo a través de su web www.relacionesinteligentes.com o en su cuenta de Instagram @relacionesinteligentes.

¿Qué consecuencias tiene en el desarrollo de un niño no saber distinguir y comprender sus emociones?

La conciencia emocional es la base del desarrollo de las habilidades socioemocionales. No aprender a leer sus emociones crea analfabetos emocionales, lo que repercutirá en el corto o largo plazo en el bienestar personal, en las relaciones y en el desempeño académico-laboral de esos individuos. Se ha podido establecer que existe una alta correlación entre una baja IE y trastornos del ánimo, bullying, tendencias suicidas, consumo de sustancias, relaciones de pololeo violentas, deserción escolar y bajo rendimiento académico.

¿Qué rol juegan las emociones en el desarrollo de las personas?

Las emociones son el camino para conocernos y relacionarnos positivamente con los demás. Nos indican a qué acercarnos y de qué alejarnos; nos nutren pero también nos pueden llegar a enfermar. Son los cimientos donde se construye la autoestima y la autoconfianza, nuestras conductas, relaciones y decisiones, nuestra salud mental, sexual y física. Son determinantes con respecto a qué, cuándo y por qué aprendemos y ponemos en práctica ese conocimiento.

“ESTAMOS EN UNA ERA DONDE MÁS QUE EL CONOCIMIENTO, QUE FÁCILMENTE PUEDES GOOGLEAR O DESCARGAR, LO DETERMINANTE SON LAS HABILIDADES BLANDAS PARA COORDINAR, COLABORAR Y COMUNICARTE CON OTROS”.

¿Cuál es la diferencia entre las emociones positivas y las negativas?

No existen emociones positivas y negativas. Cada emoción tiene un mensaje y una función. Por ejemplo, la rabia es fundamental para poner límites, el miedo para ser precavidos o la tristeza para conectarse con los demás. Las emociones se vuelven problemáticas cuando no son identificadas, reguladas y utilizadas asertivamente; ahí es cuando pueden volverse en contra de nuestra integridad y salud y la de los demás.

REVOLUCIONAR LA EDUCACIÓN

Para la Fundación Relaciones Inteligentes, Chile no cuenta con una formación docente ni escolar de calidad para prevenir y manejar los problemas emocionales. Por ello, se ha puesto como objetivo “revolucionar la educación desde el corazón” y poner en el centro del proceso de enseñanza y aprendizaje la importancia de los vínculos y las emociones.

¿Qué papel juegan las emociones en el ámbito escolar?

Desempeñan un papel central, tanto en el clima escolar como en el desarrollo del aprendizaje, ya que ambos están mediados por las emociones. Por ejemplo, si los docentes son capaces de despertar emociones positivas (como la alegría y la confianza) en sus alumnos, estos se encontrarán más motivados a aprender y el proceso será más significativo. Asimismo, si el docente es capaz de regular las emociones de sus alumnos, disminuirán los conflictos entre ellos, aumentará la cohesión de grupo y el enfrentamiento positivo de dificultades. Por el contrario, las emociones perturbadoras pueden bloquear u obstaculizar los procesos de aprendizaje y propiciar o mantener el conflicto.

¿Cuáles son los errores más comunes que cometen los educadores?

A la hora de educar, dirigirse solo a lo cognitivo y creer que la educación consiste en dar instrucciones o transmitir conocimiento y olvidarse que las emociones son parte del proceso de enseñanza y aprendizaje. La educación que enseña apela a la experiencia, a los vínculos y a las emociones, y para eso es fundamental la propia regulación emocional de quien educa. Sin esa base es muy difícil crear un clima seguro para propiciar los procesos de aprendizaje, así como comprender, guiar y contener a quien se educa. Por eso, la regulación del estrés de padres y profesores es algo infravalorado y esencial.

¿Crees que nuestro sistema educativo le da el valor suficiente a la lE?

No. Si bien la Ley General de Educación enfatiza la importancia de otorgar una educación de calidad que favorezca el desarrollo integral, en la práctica, los currículos de formación docente y escolar no están diseñados para potenciar el desarrollo de competencias socioemocionales por estar centrados en las habilidades cognitivas. La IE es la única de las ocho inteligencias múltiples que no es parte de la educación formal que entrega el sistema escolar chileno. El rol de la escuela se limita a “apoyar” el desarrollo personal y social a través de la asignatura de Orientación, que llega hasta II Medio y que además cuenta con muy pocas horas pedagógicas, no es evaluada y es impartida por docentes que no han sido capacitados para ella.

PADRES Y CUIDADORES: Los primeros reguladores emocionales

¿Qué podemos hacer desde la casa para ayudar a nuestros niños a distinguir y comprender sus emociones?

Comenzar por ser capaces de distinguirlas y regularlas en uno mismo y utilizarlas en función de nuestro bienestar psicofisico, establecer relaciones positivas y alcanzar nuestros objetivos. La imitación es la es – trategia número uno de aprendizaje. Igualmente importante es nombrar las emociones a medida que los niños las manifiestan, darles significado y ayudarlos a regularlas a través de tu atención y contención.

¿Cómo se puede mejorar la IE en niños o en adultos que no la han desarrollado desde el principio?

Nunca es tarde para desarrollar la Inteligencia Emocional. Sin embargo, cuanto más temprano se realice esta formación es mucho mejor, porque el cerebro es más plástico. Parte de lo que hacemos en Relaciones Inteligentes es justamente entregar capacitaciones, charlas y programas para fortalecer la inteligencia emocional en alumnos, docentes y apoderados. Otorgamos información, herramientas y experiencias de aprendizaje claves para su desarrollo en las distintas etapas del ciclo vital y las vinculamos con temas de interés como regulación y conciencia emocional, motivación y liderazgo escolar, sexualidad y relaciones sanas, convivencia pacífica y resolución de conflictos, vida saludable y consumo responsable de drogas y alcohol.

¿Ser inteligentes emocionalmente nos lleva a ser más felices?

¡Absolutamente! Y no solo más felices, sino también más saludables, proactivos y empáticos. Está comprobado que la IE aporta un 80% de los factores determinantes del éxito laboral y de una vida saludable, plena y exitosa.