Inicio » Forjar un ambiente donde se pueda conversar

Forjar un ambiente donde se pueda conversar

¿Has escuchado alguna vez a tus hijos decir “¡en esta casa no se puede hablar!”? ¿O “ese profesor es un latero, da sueño oírlo”? A veces nos conformamos creyendo que son arrebatos adolescentes, sin detenernos a revisar si efectivamente en nuestros hogares y escuelas falta poner en práctica dos elementos claves de la comunicación: el lenguaje de la motivación y un ambiente adecuado para conversar.


Por María Ester Roblero.

QUÉ SIGNIFICA MOTIVAR

El lenguaje de la motivación es aquello que hace único a un gran comunicador: su pasión, su ilusión, su motivación. Las personas motivadoras son como las ampolletas: nos iluminan. Por el contrario, hay algunas que son como ampolletas quemadas: nos oscurecen.

Los grandes motivadores no trabajan para mejorar su comunicación, sino lo que ellos son, y buscan transmitir mejor su pasión y entusiasmo. Por eso, si tienes hijos y quieres que te escuchen o haces clases, lo primero es trabajar por convertirte en una persona motivadora.

¿CÓMO COMENZAR A MOTIVAR A UN HIJO?

PIENSA Y RECUERDA QUÉ TALENTOS TIENES: Estos no tienen por qué relacionarse directamente con el hecho de ser padre o maestro. Simplemente piensa: me encanta dibujar, me gusta la jardinería, tejo o cocino muy bien o se me da conversar horas con personas desconocidas.

ENTUSIÁSMATE PENSANDO EN LO FELIZ QUE ERES CUANDO PONES EN PRÁCTICA ESOS TALENTOS: Renueva tu capacidad de ser agradecido por tus propios atributos y renueva tus ilusiones.

PIENSA EN LO QUE TE ILUSIONA DE TU TRABAJO, EN TU ROL DE PADRE, MADRE O PROFESOR: Intenta recordar la ilusión de los comienzos, cuando nacieron tus hijos, cuando estudiabas, los primeros años de crianza o trabajo.

INTENTA TRANSIMITIR ESE ENTUSIASMO al plantearte frente a los demás.

¿QUÉ HABILIDADES DEBES DESARROLLAR PARA CREAR UN AMBIENTE QUE MOTIVE LA CONVERSACIÓN?

  1. AUTOCONFIANZA Y ALEGRÍA: es el único modo de hacer sentir bien a los demás. Lo que recibes de vuelta solo suma a tu vida más confianza, más alegría, vínculos más estrechos con las personas. En la autoconfianza y alegría reside el lenguaje de la motivación: los demás creerán en ti si tú crees en ti mismo.
  2. ILUSIÓN POR LO QUE HACES: la ilusión se transforma en convicción. Recuerda: no tendrás buena comunicación externa si no mejoras tu convicción interna.
  3. CAPACIDAD DE HACER SENTIR BIEN A LOS DEMÁS: tal como un profesor debe hacer sentir bien a sus alumnos, un vendedor a sus clientes y un médico a sus pacientes, tú puedes hacer sentir bien a quienes viven o trabajan contigo. Basta saludar, agradecer, desear un buen día.

INSPÍRATE EN LAS PERSONAS MOTIVADORAS

Los grandes comunicadores sienten pasión por lo que van a decir. Todos comparten un brillo especial en los ojos. Es bueno ver en acción a grandes comunicadores.

VE CHARLAS TED DONDE PARTICIPAN LOS MEJORES ORADORES DEL MUNDO. TE RECOMENDAMOS:

  • El rompecabezas de la motivación, de Dan Pink.
  • Tu elusivo genio creativo, de Elizabeth Gilbert.
  • Las mejores estadísticas que hayas visto, de Hans Rosling.
  • El secreto feliz para trabajar mejor, de Shawn Achor.
  • La magia del cerebro, de Keith Barry.
  • La apariencia no lo es todo… Créeme, soy una modelo, de Cameron Russell.

¿HACE CUÁNTO TIEMPO NO VAS AL TEATRO?

Elige una obra de la cartelera, disfrútala y aprecia el brillo en los ojos de los actores al final de la actuación.

LA PRÓXIMA VEZ QUE VAYAS A UNA FERIA DE ARTESANÍA conversa con un artesano, pregúntale por su trabajo: verás como se llena de entusiasmo al contarte de él.

CONTÁGIATE CON LA PASIÓN E ILUSIÓN de los más apasionados del mundo.

¿Cómo crear ambientes favorables para el diálogo?

Podemos ser grandes comunicadores, tener entusiasmo y confianza para hablar, incluso contar con hijos y alumnos ansiosos de escucharte, pero si el ambiente alrededor esta “contaminado” por distintos “virus” de la comunicación, ningún esfuerzo dará frutos.

Pon atención a este listado de vicios que dañan la comunicación:

  • EL CHISME. Es hablar mal de alguien que no está presente. Si oyes a una persona chismosa, da por seguro que también hablará mal de ti en algún momento. Los chismosos, cuando son escuchados, generan ambientes de desconfianza.
  • LOS JUICIOS. Es juzgar y criticar a los demás por sus actos y conductas. En ambientes donde es habitual juzgar y criticar a los demás, las personas terminan por no hablar.
  • LA NEGATIVIDAD. Consiste en ver el lado negro de las cosas, el vaso medio vacío, el futuro lleno de calamidades. No existen posibilidad de tener una conversación inspiradora con una persona negativa y tampoco generar un ambiente motivador.
  • LA QUEJA. Es lamentarse del clima, la política, el deporte o de todo. Al igual que la negatividad, este hábito confabula contra un ambiente proclive a la comunicación.
  • LAS EXCUSAS. Algunas personas jamás asumen la responsabilidad de sus acciones y se excusan en errores de otros. Crean ambientes tensos y antagónicos.
  • EL REBUSCAMIENTO Y LA EXAGERACIÓN. Es la antítesis de la precisión y concisión en el lenguaje. A las personas rebuscadas y exageradas nadie les cree y eso termina por relativizar los diálogos.
  • EL DOGMATISMO. Consiste en confundir las propias opiniones con hechos. El vínculo con una persona dogmática es frágil, porque su interlocutor jamás se siente escuchado. El dogmatismo abre la puerta a los malos hábitos anteriores.

Fuente: Los 7 pecados capitales al hablar, Julian Treasure.

EL LENGUAJE DE LA MOTIVACIÓN CON PERAS Y MANZANAS

Todos podemos hablar con motivación de los temas que nos ilusionan, como nuestros hijos o pasatiempos. Observa cómo, cuando hablas de esos temas, cambia tu tono de voz y tu postura corporal.

En la confección del lenguaje de la motivación es clave hacer que el otro se sienta importante y valorado. Cuanto más escuchas al otro, más dispuesto estará a oírte y a compartir información contigo.

Intenta creer en lo que haces, creer en lo que explicas, tanto en tu trabajo como en tu hogar.

No te avergüences de ensayar a solas lo que vas a decir antes de una presentación o de conversar un tema importante en familia. Elige las palabras exactas y ten presente en todo momento tu meta con toda claridad.

Aprende a hablar con simpleza de temas complejos: el lenguaje exagerado y rebuscado aleja a las personas.

Aprende a darle sentido a tus derrotas. Si decides comunicarte con los demás, estableciendo conexiones profundas y valiosas, no puedes negar u ocultar tus fracasos o debilidades. Aprende a decir: ¡aprendí y saqué lecciones de esto! Eso te hará un comunicador aún más atractivo.

Fuente: Olvida tu lenguaje corporal, de Javier Cebreiros.

ACTIVIDAD PARA ERRADICAR LOS VIRUS COMUNICACIONALES

CONSIGNAS

Copia en una cartulina las siguientes frases y úsalas como consignas este mes:

  • “No a los chismes; sí a la información cierta”.
  • “No critiques y no enjuicies; pregunta y opina”.
  • “No a la negatividad: ve el vaso siempre medio lleno”.
  • “Prohibido quejarse y excusarse”.

SOBREMESA: LAS NOTICIAS FALSAS

Aunque en el próximo capítulo de esta serie abordaremos el tema de las fake-news o noticias falsas, es bueno aplicar el listado de virus a ciertas novedades: ¿son chisme, exageración o juicio sin fundamento?